CONTRATACIÓN DE SERVICIOS

Quiénes pueden ser clientes del despacho y forma de contratar los servicios.-

El despacho, desde su inicio, se ha ido adaptando a las demandas de los clientes, de tal modo que en la actualidad son clientes del despacho tanto personas físicas o particulares, como personas jurídicas, que comprenden todo tipo de empresas, así como también corporaciones locales y entidades colaboradoras de la Administración.

Las necesidades de nuestros clientes son muy variadas dentro del gran abanico de trabajos jurídicos que se pueden prestar, abarcando desde una consulta de asesoramiento, a la redacción de informes, contratos y minutas notariales, así como la defensa jurídica, ante las Administraciones, o instando acciones, contestando demandas, o planteando reconvenciones ante los Juzgados y Tribunales de Justicia.

La contratación de nuestros servicios se puede realizar para temas puntuales y necesidades concretas del cliente, para lo cual se prepara un presupuesto económico de los honorarios del trabajo a realizar y, una vez es aceptado por el cliente, se acomete el mismo.

Hay empresas que necesitan un asesoramiento más continuado e integral, para prevenir riesgos jurídicos y para la toma de decisiones, lo que conlleva un continuo contacto con el despacho, vía teléfono, correo electrónico, fax, etc. En esos casos, el despacho suele formalizar un contrato de prestación de servicios integral mediante la denominada “iguala”, que por una contraprestación económica mensual, atiende todo tipo de consultas, informes y necesidades del cliente y además, en caso de procedimientos judiciales, se le aplica unos importantes porcentajes de descuento en los honorarios que se devenguen.

Básicamente estas formas son las más comunes en la relación con nuestros clientes, no obstante, nos adaptamos a las necesidades y situación de cada uno.

Más en esta categoría: EL DESPACHO »